todo sigue igual

Te despiertas, y cuando consigues liberarte de ese estado híbrido entre lo onírico y lo real, abres los ojos y piensas “todo sigue igual”, y no te hace falta planificar el día porque sabes que tu día va a ser exacto a los anteriores. Tu vida marcha sola, sin necesidad de un conductor, por un sendero preciso y certero. Te levantas y dejas haciéndose el café mientras te das una ducha y te afeitas. Te pones la ropa que te toca, y la cafetera finaliza su proceso justo en el momento en que abrochas el último botón de la impecable camisa. Cucharada y media de azúcar y un biscote con margarina, te lavas los dientes mientras piensas sonriendo que, ahora que eres calvo, ganas dos minutos al día.

 

Llegas a la parada segundos antes de que llegue el autobús que te deja a cuatro minutos de tu trabajo. Al tajo, momentos antes que tu jefe, el primero de la oficina, los buenos días y, sin más charla, te dedicas a la tarea que te ocupa desde hace tanto tiempo que ya dudas de que pudieras desempeñar cualquier otra función. Has adquirido tal destreza y eficacia que puedes pensar en otra cosa mientras trabajas, aunque prefieres mantener la mente en blanco. En el descanso, un café cortado en la máquina y vuelta a tu mesa.

 

Terminas la jornada, te vas a casa a comer algo vagamente cocinado, siesta, café, paseo en bicicleta o a pie, eso va alternándose, lunes, miércoles y viernes bici, martes, jueves y sábado pie, los itinerarios son siempre los mismos, el domingo descansas. Después del paseo, ducha, tele, cena, alguna lectura repetida y a acostar.

 

 

 

Te despiertas, miras a tu lado y ahí no hay nadie. Sientes un pequeño hormigueo en la boca del estómago, cada vez es menor. Al principio era un nudo de angustia y ahogo, ya es apenas un aleteo de moscas. Piensas “todo sigue igual”, recuerdas cuando debías quitar los pelos que quedaban en la almohada, hubo un tiempo en que quitabas pelos cortos castaños y pelos largos y negros, luego la almohada comenzó a amanecer inmaculada. Haces la cama con sumo cuidado, te gusta que las sábanas estén tersas y limpias cuando te acuestas.

 

Te gusta llevar las camisas bien planchadas, no se te da mal planchar, mientras planchas puedes pensar en otras cosas pero prefieres dejar la mente en blanco. Mientras paseas en bici o a pie puedes ir pensando en mil cosas, son actividades relajantes para el cuerpo y el alma, pero prefieres dejar la mente en blanco.  Te gusta pasear, te gustan la limpieza y el orden. Antes de irte al trabajo dejas todo limpio y en orden. Antes de la siesta dejas todo limpio y en orden. Después de cenar dejas todo limpio y en orden.

 

                                                 

                                                              

Te despiertas, te quedas unos momentos con los ojos cerrados deseando con toda la intensidad de que es capaz tu depauperada alma que todo haya sido un sueño, abres los ojos, piensas “todo sigue igual” e inmediatamente activas el piloto automático de tu vida. Ese engranaje que hace posible que tu vida trascurra sin que tengas que implicarte más de un mínimo imprescindible. Ese engranaje que te permite desarrollar tu día a día sin que te haga falta pensar, dejando la mente en blanco, hace años que no piensas nada.

 

Hace años que no haces ni un solo plan de futuro, hace años que no sientes ni padeces nada a lo largo del día, hace años que se fue, dejando tu vida limpia y en orden, dejando tu vida tan vacía que solo puedes vivirla con la mente en blanco. Hace años que no lloras, hace años que no sangras, hace años que conseguiste una vida tan maquinal y monótona que te permite vivir, vivir a secas, hace años que lo único que pasa por tu cabeza al cabo del día es “todo sigue igual”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s